Casas rurales, la alta ocupación tónica del pasado puente de diciembre

El turismo del puente de diciembre ha dejado una alta ocupación en las casas rurales sobre todo del interior de la capital dando un auge al turismo rural.

14 diciembre 2020

Paisaje de una casa rural

La pandemia de la COVID-19 ha puesto patas arriba el turismo en un puente de diciembre en el que prácticamente todas las comunidades han estado confinadas perimetralmente. La distancia es abismal entre territorios: desde un lleno casi total en los alojamientos rurales en Madrid a un desplome en Cataluña o Aragón. 

También hay grandes diferencias entre el tipo de alojamiento. Casas rurales o bungalows han vivido un importante auge en las reservas, mientras que los hoteles tradicionales sufren más la ausencia de turistas, especialmente los extranjeros. En la capital, que otros años vivía en este puente la mejor campaña turística del año, la ocupación ha sido de solo el 15% y no han abierto dos tercios de los hoteles. 

Todo lo contrario que la situación de algunas zonas de montaña. “El turismo rural individualizado ha tenido un boom muy importante. La gente está buscando sitios que no tenga que compartir y que estén al aire libre”, explica Antonio Gonzalo, de la Federación Española de Campings. 

Este puente de la Constitución era, en la antigua normalidad, el preferido por los madrileños para escapar de la ciudad hacia destinos de montaña o de costa. Ahora, con el cierre perimetral decretado hasta el próximo día 14 de diciembre, han optado por alojarse en destinos de la sierra, llenos desde hace semanas. 

“Hemos estado al 100% de ocupación en alojamientos como los bungalós o cabañas en los árboles”, cuenta Gonzalo, que también es gerente de un camping en Gargantilla del Lozoya, al norte de la capital. Se trata de un crecimiento del 20% respecto al año pasado, números similares a otros alojamientos de la zona. Cree que, si el tiempo hubiera acompañado más, la ocupación sería aún mayor en la zona de acampada, donde ha estado entre el 40% y el 70% dependiendo del día. 

La otra cara de la moneda: desplome de reservas en el norte 

Frente a la confianza que se ha vivido en Madrid, otras comunidades han lamentado un puente perdido para el turismo. En Galicia, el cierre perimetral de la comunidad y el confinamiento de medio centenar de municipios, incluidas las principales ciudades, han supuesto un parón total en el turismo y solo se han registrado “pernoctaciones testimoniales”, según el presidente del Cluster Turismo de la comunidad, Cesáreo Pardal. 

Lo mismo ha ocurrido en Cantabria, donde también está vigente el confinamiento municipal de todas las localidades o en Asturias, con restricciones en las principales urbes. En Aragón, sin movilidad entre las provincias, solo han abierto entre un 10% y un 20% de hoteles en el Pirineo. En cuanto a las casas rurales, uno de los principales activos de la zona, la ocupación ha rondado el 20%. En la comunidad no se permite el consumo en el interior de los establecimientos hosteleros, lo que ha frenado los desplazamientos en el puente para muchos. 

Ocupación bajo mínimos en el Mediterráneo 

Sin turismo internacional ya desde hace meses, y ahora también sin el de otras partes de España, muchas zonas turísticas del Mediterráneo han asistido con resignación a un desplome de las reservas hoteleras. Es el caso de la Comunidad Valenciana, donde no ha abierto ni el 50% de la planta hotelera, según datos de Confederación de Empresarios Turísticos de la comunidad. De los que han podido abrir, la ocupación ha rondado el 20%. 

En este territorio la situación ha sido la opuesta a la del interior, sobre todo de la provincia de Castellón, donde los alojamientos rurales están alcanzando una ocupación casi total, según datos de la Turisme Comunitat Valenciana. Muchos alojamientos se están beneficiando del bono Viatjem CV, puesto en marcha por la Generalitat para impulsar los viajes dentro del territorio. 

En las islas la ocupación hotelera ha sido del 35%, pero se ha disparado hasta el 87% en las casas rurales, de nuevo, las más beneficiadas en esta época en la que se busca la distancia social y el aire libre. 

ALOJAMIENTOS POR COMUNIDAD