¿Qué es realmente lo que atrae a los turistas a las zonas rurales?

El CEO de la revista FORUM NATURA, Arturo Crosby analiza la oferta turística en las zonas rurales de España comparando con las internacionales.

18 June 2024

Hoy analizamos el turismo rural o más certeramente al turismo en las zonas rurales que es la oferta alojativa que incluye el turismo de naturaleza, al menos en el contexto europeo donde la frontera entre el espacio rural y el natural no se percibe, ni realmente existe. 

Para ello, tenemos las conclusiones y opiniones de Arturo Crosby, CEO de la revista FORUM NATURA con una experiencia de muchos años, tanto como consultor, formador y propietario de un negocio turístico en una zona rural-natural del norte de Cáceres durante 15 años: “Sigue existiendo una gran segmentación de la demanda y no hay datos fidedignos de los perfiles de demanda a nivel cuantitativo".  

Centrándonos en los problemas que no ayudan a aumentar el grado de ocupación anual media de alojamientos y animación turística en las zonas rurales de casi el 50% de los consumidores o clientes no coinciden con la realidad.  

Te interesa saber: 

“Pasa las décadas y este aspecto apenas ha cambiado o quizás ha empeorado en las expectativas que se enfocan mucho más en la diversión, fiestas o entretenimiento que en los orígenes de esta actividad económica, que surgió tanto como una respuesta política y social (a nivel europeo) y no como una respuesta a la demanda, como en el sol y playa”, explica Crosby.  

Para que se comprenda bien, el CEO de la revista FORUM NATURA ponE un ejemplo de casos que han ocurrido en varios pueblos donde existe oferta turística, en los que precisamente su ruralidad pasó de reclamo a un gran inconveniente: 

“Les hablo de las quejas de empresarios (propietarios de negocios de alojamiento rural) que han logrado satisfacer a parte de su clientela, para que en sus pueblos se prohíban desde las campanadas de las iglesias por su ruido molesto a horas de descanso (casi todo el día), a sacar fuera del pueblo gallinas, gallos o cualquier animal que pueda herir el oído de los visitantes y hasta prohibir los excrementos de vacas o ganado en las zonas urbanas de pueblos, algunos tal vez de 100 o 200 habitantes, para que sus turistas no sean molestados y por tanto no protesten y regresen”.

Cartel pueblo  

Cartel de un pueblo en una zona rural para turistas // Arturo Crosby 

Como conclusión a dicha reflexión, Crosby finaliza con que: “el campo, la naturaleza y la cultura real son algo que se perciben muy diferentemente entre oferta y demanda y por tanto hay una brecha o gap”. 

Es importante añadir que este gap se reduce mucho en la demanda internacional, tanto por ser mercados más maduros, como porque al coste de la estadía hay que añadir el transporte, en muchos casos aéreos y además porque el proceso de compra implica un análisis profundo del territorio o destino y las tipologías de alojamiento. 

Masificación en núcleos rurales

Masificación turística en una zona rural // Arturo Crosby

“Se podría poner un dato significativo que nos muestra que aquellos destinos que reciben demanda internacional pasan de tener una ocupación media anual de un 30% a más de un 60% y no son las zonas más rurales o naturales de España, sino que coinciden con la presencia de aeropuertos internacionales próximos como Baleares, Canarias y el hinterland de la Costa del Sol”. 

La llamada diversificación de la oferta turística para rebajar la masificación o saturación turística de otros destinos, que mira hacia muchas de estas áreas rurales, implicaría que ese 50% de clientes que quieren un campo diferente al real se convirtiesen posiblemente en un 80% o más. 

Esto sin duda causaría unos impactos ambientales y sociales muy preocupantes, porque como ha ocurrido en muchos entornos pre-turísticos, “los pueblos se transformarían en pizzerías, hamburgueserías de cadena o franquicias, o cualquier otro negocio netamente urbano o del sol y playa, hasta pueblos museo sin habitantes", concluye Arturo Crosby.  

Noticias Relacionadas: 

ALOJAMIENTOS POR COMUNIDAD