El ‘rewilding’ y la recuperación de la vida silvestre

El ‘rewilding’, traducido al castellano: “resilvestrar, según la profesora de la UAB Marta Tafalla, permitiría que la vida salvaje volviera a espacios humanos.

05 marzo 2021

Rewilding //Crédito: ecologíavede

Celebrando el pasado 3 de marzo, Día Internacional de la Vida Silvestre, Marta Tafalla, profesora de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, propuso el método “rewilding” para garantizar la restauración de la vida natural dado que los seres humanos llevamos mucho tiempo aumentando el ritmo de destrucción de la naturaleza logrando, tristemente, extinguir especies.   

El “rewilding”, término en inglés sobre el que existe un debate de cómo traducirlo al castellano: “resilvestrar o resalvajar pero no renaturalizar”, según Tafalla, permitiría que la vida salvaje volviera a espacios invadidos por el ser humano y donde se han construido infraestructuras que han provocado la desaparición de especies. 

Según la profesora de la UAB en una entrevista concedida a EFE, el “rewilding” es una alternativa a la invasión del acero, el hormigón y el asfalto que existe en el planeta

Porque según un estudio sobre el “panorama general” del planeta en 2020, publicado por el Instituto Weizmann de Ciencias (WIS) en diciembre pasado, la masa creada por el hombre (masa antropogénica), es decir el conjunto de edificios, carreteras, infraestructuras, vehículos y otros objetos ha superado a la biomasa en la Tierra. 

Según el WIS, se prevé que esta “jungla de cemento” supere más del doble de la masa biológica y natural (biomasa) compuesta por seres vivos de origen animal y vegetal para 2040. 

Ante este panorama, Tafalla explicó, que se siente “pesimista” porque “no estamos prestando atención a la crisis ecológica y la pérdida de biodiversidad”. 

Las especies “están entrelazadas en la biósfera, unas necesitan de otras y cooperan unas con otras”, sin embargo, todo esto tiene un problema: la acción humana que “destruye la biosfera, provoca la pérdida de biodiversidad y agota los recursos”. 

Tafalla explicó que el decrecimiento de la actividad humana permitiría que la vida natural se recupere y asegura que el “rewilding” es “otra cara del decrecimiento”, que se puede poner en marcha con un “bajo coste, no hace falta tecnología” y solo implica un “proceso de retirada” para lograr la recuperación de la naturaleza. 

No obstante, el “rewilding” debe “ir acompañado de muchos actores”, como los movimientos ecologistas que lograron la transformación del río Manzanares en Madrid, dice, o de acciones contra el cambio climático que faciliten decrecer, porque la pandemia “ya lo está permitiendo”

Señaló también como otro de los factores importantes al decrecimiento de la población “-respetando los derechos humanos-” y un cambio de hábitos de consumo hacia los vegetales, porque los actuales basados en los productos animales “consumen mucha tierra y químicos”. 

Asimismo, incidió en la necesidad de luchar contra el comercio de vida salvaje, que “ha crecido mucho en los últimos años gracias a internet” y reforzar la educación ambiental en los centros de educación, en los medios, en el mundo del arte, porque “es necesario conocer las otras especies”. 

"Volver a conectar con la naturaleza, como se está viendo en este periodo de pandemia en muchos pueblos, nos puede ayudar a vivir en la tierra de otra forma”, concluyó.  

ALOJAMIENTOS POR COMUNIDAD